Buscar

FARISEOS EN EL SIGLO 21


“2 En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos.

3 Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.”.

Mateo 23:2-3 (RVR 1960)



Generalmente asociamos la palabra fariseo a una persona hipócrita, este término se ha terminado acuñando para estos fines y quisiera iniciar haciendo un poco de justicia frente a este grupo en la sociedad de su época. Debemos preguntarnos quiénes eran los fariseos y qué aporte hicieron a la religión judía. Este grupo básicamente le dio vida a una religión que iba fosilizándose. Pienso que Justo hace una buen síntesis en su reputado libro “Historia del pensamiento cristiano”, veamos:


“ Es necesario que nos detengamos por unos instantes en hacer justicia a los fariseos, tan mal interpretados en siglos posteriores. De hecho, el Nuevo Testamento no les ataca porque fuesen los peores de entre los judíos, sino porque eran los mejores, la máxima expresión de las posibilidades humanas frente a Dios. Viéndolos atacados por el Nuevo Testamento, tendemos a considerarles un simple grupo de hipócritas de la peor especie, y con ello erramos en nuestra interpretación, no sólo del fariseísmo, sino del Nuevo Testamento mismo.


Los fariseos, contrariamente a lo que a menudo se supone, subrayaban la necesidad de una religión personal. En una época en que el culto del templo tendía a perder su actualidad, los fariseos se esforzaban por interpretar la Ley de tal modo que sirviese de guía diaria para la religión del pueblo. Naturalmente, esto les llevó al legalismo que les ha hecho objeto de tantas críticas, y fue motivo fundamental de su oposición a los saduceos.”


González, Justo L.

HISTORIA DEL PENSAMIENTO CRISTIANO